Mito Isla Critania-Atlántida

MITOLOGIA CRITANIA-ATLÁNTIDA

En Critania vivía una diosa muy sabia, noble y transparente. Critania, la isla de los cientos de colores. En medio del océano cerca de las costas de las tierras cálidas donde siempre brillaba el sol, estaba Critania, por donde pasaban marineros atraídos por sus destellos. Los que lograron llegar a su orilla, les ocurría algo extraordinario; lo envolvía un remolino de borrachera extraña que removía sus cabezas hasta hacerlos endormecer. Y mi madre, joven bella, les hablaba y contaba cosas mientras dormían.

Con el tiempo pronto se corrió la voz de la presencia femenina de mi madre que predecía el futuro de los navegantes con tanto acierto y gracia exquisita. Y empezaron más y más a arriar sus barcos en la costa para conocerla. Pero ella solo se les aparecía a los verdaderos de corazón. Hubo un Rey muy poderoso, mi padre, que vino desde muy lejos tras oir hablar de sus encantos y quiso probar suerte. El,  un hombre fornido y de gran talante logró conquistar su corazón. Y la esposó en un día bajo el influjo de cientos de minerales azules y rosas. En un atardecer se fundieron en un abrazo de amor, que el volcán, para anunciar su unión a los cuatro vientos, eruptó su lava y fuego color sangre roja.

Durante siglos sulfurosas y asfixiantes nubes hicieron desaparecer la isla. Y solo desde lejos se oían los silencios de amor de los dos. Nació un niño, yo. Y apenas una década más tarde ya era un joven intrépido y deseoso de conocer lo que había más allá de las rocas de la isla. Y fue por aquel entonces que una pequeña barca a la deriva, remada por un ausente muchacho absorto por la musica de su flauta, mi amigo Nun vio mi presencia y se me acercó -. Como te llamas? Pero no le contesté porque no sabía hablar. Por señales me invitó a subir a su barca y accedí. Ese día me alejé sin mirar atrás. Ni siquiera fue necesario decirle a-Dios a mis padres. Años más tarde, vestido y sabiendo un idioma, regresé a la isla y tras de mí, traje a la civilización.

Esther Siverio Cruz

3-1-2015

Tenerife-Islas Canarias